Buscar
  • Roberto Perez Baeza

Nuestra participación de las Mujeres Indígenas. Entrevista con Norma Don Juan.

Hola, empiezo por agradecer la oportunidad de compartir mi sentipensar sobre lo poderosa que es la herramienta de los derechos humanos y al mismo tiempo lo necesario que es repensarla y transformarla para que siga siendo faro y guía de los caminos que vamos abriendo hacia otros mundos posibles.


¿Me acompañan en esta vereda de la palabra?


Esta es una entrevista que Norma nos ha regalado para el Blog de #EllasDeciden.


Norma, ¿Cuál consideras que es la situación actual en Derechos Humanos para las mujeres indígenas?


A pesar de los avances que se han dado en México en los últimos 20 años en cuanto a leyes e instituciones que promueven la igualdad y la erradicación de la violencia hacia las mujeres, todavía no se logra entender que las mujeres indígenas tenemos una forma de ser y estar en el mundo distinta a las mujeres no indígenas, esto ha generado que seamos nosotras quienes tengamos que adaptar nuestras necesidades y problemas a las instituciones que nos dan soluciones que no logran impulsar cambios significativos que se sostengan en el mediano y largo plazo en nuestras vidas y en las vidas de las comunidades y pueblos de los que somos parte, por lo cual es necesario tener una mirada más amplia sobre lo que llamamos derechos humanos.

Es necesario pensar los derechos humanos más haya de la dimensión individual, ya que nuestros derechos específicos están entrelazados con los derechos colectivos de los pueblos de los que somos parte. Por lo que es imposible avanzar en el ejercicio de nuestros derechos específicos si se nos sigue violentando con el colonialismo e imposición de otras formas de vida.


● ¿Por qué necesitamos hablar de discriminación, racismo y opresión para hablar sobre desarrollo?


El propósito del desarrollo es tener una vida digna y feliz y mientras el racismo y discriminación basados en el género, el color de piel, la cultura, edad, condición de discapacidad y clase social sigan generando desigualdad y violencia al pensar que una vidas valen más que otras no podremos construir un mundo en donde se respete nuestro derecho a ser diferentes.


Muchas personas no nos damos cuenta de que tenemos pensamientos y actitudes racistas que lastiman y ponen distancia entre nosotras y otras personas, esto nos deshumaniza e impide ser solidarias y generosas con la vida que florece a nuestro alrededor, por lo cual sigue siendo urgente no solo no ser racista sino ir más allá y ser antirracista.


● ¿Es posible hablar de alianzas movimientos y organizaciones de mujeres indígenas y otros actores de desarrollo?


Cuando seamos conscientes de que en mayor o menor medida somos parte y reproducimos el racismo y la discriminación podremos actuar frente a ellos e ir al encuentro del otro sin miedo a la diferencia, abrazar causas comunes y compartir caminos, este compartir que también llamamos alianzas las hemos logrado hacer sobre todo con el movimiento de mujeres afrodescendientes y de la diáspora, los feminismos decoloniales, los ecofeminismos, con organizaciones de la sociedad civil, con instituciones académicas, organismos multilaterales de la ONU y con algunas instituciones gubernamentales en donde algunas de nuestras compañeras se han incorporado para impulsar los cambios desde adentro de estos espacios.


Para avanzar hemos tenido que apropiarnos de espacios que nos habían sido negados históricamente.


● ¿Cuáles consideras que son los retos y pasos a seguir desde la agenda de organizaciones y sociedad civil?


Hacer visibles los aportes que hacemos las organizaciones en la construcción de una sociedad digna, humana, respetuosa de la vida en general y comprometida en construir cambios transformadores desde los espacios personales hasta los colectivos, cambios que no son posibles si no se cuestiona al sistema actual y se impulsan acciones transformadoras.


También se requiere que las organizaciones de la sociedad civil sean autocríticas y descolonicen sus prácticas y desmonten las relaciones de poder que también están presentes entre ellas y las personas a las que acompañan y apoyan.


❖ Por último y a manera de conclusión....


Como leerán, esta conversación no acaba, sino lo contrario, es necesario seguir intercambiando el sentipensar sobre el papel y responsabilidad que cada persona en lo individual y colectivamente tenemos para de-construir el sistema de opresión y muerte que estamos viviendo y como el antirracismo y los derechos humanos pueden ser herramientas poderosas que hagan la diferencia a favor de todas las formas de vida con las que cohabitamos, el respeto a las diferencias y en la construcción de otros, otras, otres mundos posibles.



NORMA DON JUAN PÉREZ Es Mujer nahua, originaria de la Ciudad de México, promotora de derechos humanos, educadora popular e investigadora social.

Integrante del Consejo de Mayoras de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (CONAMI) México.


69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo